Las preguntas restaurativas (5)

0
28

Serie: prácticas restaurativas en la escuela con el abogado Rafael Vásquez

Las preguntas restaurativas, también conocidas como preguntas afectivas, ayudan a que dejemos de lado los sermones, las cantaletas y los regaños, a los que usualmente se recurre cuando hay una situación que genera una afectación a la convivencia. “Por qué lo hiciste”, “yo te dije que no hicieras eso” y “te advertí que eso iba a pasar”, son frases que se repiten con la intención de juzgar o criticar.

El abogado Rafael Vásquez, experto en mecanismos para la gestión pacífica de conflictos y facilitación de prácticas restaurativas, explica que las preguntas restaurativas lo que buscan es generar un reconocimiento de la situación ocurrida, en el marco de las relaciones que tenemos con el otro, con los otros y con lo otro. “Con estas preguntas ayudamos a reflexionar sobre eso que pasó, cuáles fueron los daños que se generaron y también invitamos a las personas a que se hagan responsables de la reparación y restauración de los daños ocasionados o del vínculo relacional que se pudo haber fracturado por la situación ocurrida”, comenta Rafael.

Las preguntas restaurativas hacen parte del espectro de las prácticas restaurativas, junto con las declaraciones afectivas y la escucha activa y empática. Debido a su importancia, le dedicamos este quinto capítulo de la serie de prácticas restaurativas.

Vea “Las declaraciones afectivas” (4)  

Vea “La escucha activa y empática” (3)

Vea “La importancia de las prácticas restaurativas” (2)

Vea “Prácticas restaurativas en la escuela” (1) 

Rafael asevera que cuando ocurren situaciones que afectan las relaciones, por lo general nos enfocamos en el sujeto que pudo haber generado la afectación, pero pocas veces tenemos en cuenta a la persona que pudo haberse visto afectada por el hecho. “La intención con las preguntas restaurativas es tener en cuenta a ambas partes. El Instituto Internacional de Prácticas Restaurativas recomienda que estas preguntas sean utilizadas, en primer lugar, con la persona que se ha visto afectada y, en segundo lugar, con la persona que ha podido generar esa afectación”.

Para ayudar a quienes han sido víctimas de una determinada situación o conducta, se tienen preguntas restaurativas como las siguientes:

  • ¿Qué fue lo que pensaste al ver lo que había pasado?
  • ¿Qué impacto ha tenido este incidente en ti y en otras personas?
  • ¿Qué ha sido lo más difícil para ti?
  • ¿Qué piensas debe suceder para que las cosas queden bien?

Para ayudar a aquellas personas sobre las cuales se les cuestiona un comportamiento indebido porque, con intención o sin intención, causaron algún daño a otra persona, se sugieren preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué pasó?
  • ¿En qué estabas pensando cuando eso pasó?
  • ¿Qué has pensado desde entonces?
  • ¿Quién ha sido afectado por lo que has hecho? ¿Y de qué manera?
  • ¿Qué piensas que debes hacer para que las cosas queden bien?

“Es muy importante que cuando nos encontremos con una situación de afectación o de conflicto, utilicemos estas preguntas sin hacer señalamientos ni juzgamientos, utilizando elementos de la comunicación verbal y no verbal que ayuden a que la persona no se sienta atacada, porque ello contribuye a que haga un proceso interior de reconocimiento de la situación, de los daños que ha causado y también pueda tener acciones a través de las cuales se repare y se restaure ese daño”, asegura Rafael.  

Las preguntas restaurativas tienen además una secuencia histórica que contribuye a la construcción de una narrativa restaurativa. Estas preguntas inician en el pasado, indagando por qué pasó o qué se sintió cuando esta situación ocurrió; luego llegan a un presente, para indagar por esos daños que se pudieron haber causado y las personas que se pudieron ver afectadas frente a la situación; y terminan en el futuro, indagando sobre la forma como se puede contribuir a reparar esos daños que se produjeron.  

Por eso, Rafael reitera que son tres las características fundamentales de las preguntas restaurativas: el reconocimiento, la responsabilización y la transformación de esas realidades frente a lo que ha acontecido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí