Reflexión de Alberto Linero: tres ejercicios que me ayudan a tener paciencia

0
15

Admiro a las personas que son pacientes. Esas que pueden adaptarse al ritmo de las situaciones y personas. Que no se anticipan negativamente, ni se desesperan, ni se enfurecen por tener que esperar.

A mí me cuesta que la realidad no se mueva a la velocidad que requiero. Y por eso, cada vez más, hago ejercicios de paciencia. Ayer, por ejemplo, una tormenta me canceló un vuelo y, aunque al principio me llené de ansiedad, inmediatamente me forcé a realizar tres ejercicios que me ayudan a tener paz.

Primero, la aceptación: ¿puedo hacer algo para que cambie la situación? Esa pregunta me hace entender que la realidad es tozuda y se impone; la única actitud sensata es aceptarla. Es un ejercicio de tomar conciencia de que no todo está bajo mi control.

Segundo, enfocarme en pensamientos positivos. Cuando se presentan situaciones que estimulan el desespero, es necesario revisar los pensamientos que me agitan. No dejo que el control automático dirija porque eso me lleva a actitudes que contribuyen a la ansiedad. En el caso de ayer, comencé a pensar que es mejor quedarse en tierra que volar en medio de una tormenta, y eso me dio tranquilidad.

Artículo anteriorMineducación debe crear protocolo contra bullying en colegios, según fallo
Artículo siguiente¡El respeto transforma la escuela!
Educalidad
Educalidad es un servicio de la Corporación Liderar conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales dedicados a contribuir a la construcción de convivencia y paz en la sociedad, empleando la educación escolar como herramienta de transformación cultural y fortaleciendo la relación familia – escuela.