7 Claves para combatir la desinformación 

0
83

Como medio periodístico, parte de nuestra misión es poder brindarle al lector acceso, pertinencia y veracidad en la información sobre educación escolar, convivencia y paz. Con nuestro eje de formación, Periodismo Escolar Restaurativo, PER, ponemos a disposición de  las comunidades educativas herramientas claves para combatir la desinformación.  

La tarea para los medios implica un reto enorme. ¿Cuántos de nosotros hemos recibido mensajes de WhatsApp, incluso con logos y símbolos de organizaciones aparentemente acreditadas que contienen información que resulta ser falsa?

Debido a la responsabilidad que recae en los medios de comunicación para informar y orientar a la sociedad, estuvimos en el panel de expertos durante el Foro de Alto Nivel en Nuevas Tecnologías y Desinformación, organizado por Civix. Allí se compartieron diferentes planteamientos para no caer en la desinformación.

También le puede interesar: https://educalidad.com/nuevas-tecnologias-y-desinformacion-retos-y-oportunidades-para-la-escuela

En Educalidad elaboramos 7 claves, a partir de las intervenciones de los expertos, que pueden ser útiles para contrarrestar la desinformación. Las claves son:

Claves, desinformación, combatir
  1. Regular las redes sociales

Jonathan Bock, director ejecutivo de la Fundación para la Libertad de Prensa, FLIP, comenta que la Unesco comenzó la elaboración de unas guías destinadas a los gobiernos. La idea es brindarles orientaciones para exigirle a las plataformas que cumplan con compromisos en aras de mejorar la información que circula en las redes sociales. 

La regulación de las acciones de las plataformas son necesarias para combatir la desinformación. 

  1. Tener protocolos sencillos

Daniel Barredo, experto internacional en nuevas tecnologías, afirma que en el mundo actual cada vez es más difícil diferenciar entre información y desinformación. Por eso sugiere que “los protocolos sean muy sencillos, cuestiones muy básicas, para que cualquier persona, independientemente de su nivel cultural, tenga la capacidad de diferenciar entre un contenido y otro”. 

Lo anterior, con el fin de poder hacer comprensible y más accesible todas las claves para que la desinformación disminuya. 

  1.  Diversificar el aprendizaje

Desarrollar habilidades tecnológicas es uno de los factores que nos hace más competentes para aprender a desconfiar de los contenidos que no son verídicos. Sin embargo, para Aura Cifuentes, experta en Gobierno e Innovación, son escasas las personas curiosas por aprender más sobre tecnologías de la información.

Aura Cifuentes advierte que “las conversaciones de tecnologías y datos y desarrollo web se están quedando en unos nichos especializados. Nichos mayoritariamente liderados por hombres. Incluso, de nichos liderados por países anglosajones”. 

Por lo tanto, la clave está en ser más rigurosos y juiciosos en el aprendizaje. El aprendizaje debe ser diverso y descentralizado para que más personas estén capacitadas para detectar y enfrentar la desinformación correctamente.

  1. Ser consumidores responsables

¿Eres de los que comparte contenidos, cadenas de WhatsApp sin verificar antes si son  ciertos? Entonces estás alimentando la desinformación. Si sospechas que la información que compartes es falsa, debes abstenerte de compartirla. Si estableces que es falsa, puedes incluso reportar o denunciar en la red social o el medio de comunicación que estás usando. 

Dime qué fuentes o medios consultas y te diré qué tipo de consumidor de información eres. 

Así se refirió al respecto Juan Camilo Dávila, director de Asuntos Públicos de Edelman Global Advisory Colombia: “cuando interactuamos con cuentas anónimas que botan cantidad de información sin ningún dato y dejamos que se vuelvan vitales, somos nosotros mismos los que estamos contaminando esos ambientes”.  

  1. Actualizarse constantemente

Jonathan Bock, aconseja estar al tanto de las discusiones en curso, no solo a nivel nacional sino internacional. Porque sobre la desinformación se viene hablando desde 1950. 

Hay que recordar que el espionaje basó parte de sus estrategias en desinformar al enemigo. 

Más recientemente, desde el 2010, existe un auge de documentos, organizaciones y espacios en los que se discute el tema. Por eso, estar actualizado sobre estas discusiones, es una clave para aprender y compartir maneras de combatirla.

  1. Chequear la información que consumimos

Juan Camilo Dávila asegura que “estamos muy cómodos en dejar que la verificación de la información que consumimos y que replicamos la hagan otros”.

Una de las claves es que cada uno de nosotros asuma su responsabilidad como actor responsable de la información que consume.

  1. Promover debates ciudadanos

Ante la desinformación, el empoderamiento de la ciudadanía es un buen antídoto. Hay que exigir a los medios de comunicación la producción ética de contenidos. 

Esto implica desestimular el consumo de las fuentes que no se comprometen con la información confiable. Denunciar las redes, fuentes y medios que promueven la desinformación. Exigir políticas de Estado que prevengan la manipulación de sus ciudadanos. 

Aura Cifuentes advierte que “hay debates que no se están dando y deberían darse” y que la ciudadanía debe ser veedora sobre lo que se regula y lo que sucede en la cotidianidad. 

…y una conclusión

Es importante que cada persona pueda acceder a tecnologías de la información y cada vez a  más información de calidad, esto para poder tomar mejores decisiones sobre el curso de su ciudad, de su región. Poder tomar mejores decisiones, con la mayor información fortalece la democracia porque su participación será activa.

Ser sujeto activo de la información o víctima de desinformación es nuestra elección. La educación tiene un papel clave en derrotar ese reino donde los valores y la ética no son contemplados. La decisión está en nuestras manos. 

¿Y en la escuela qué? A la fecha, la escuela tiene a su disposición en el país, al menos tres currículos para aprender a combatir la desinformación, disponibles para su consulta y descarga. Existen además herramientas prácticas. Como ejemplo, podemos referenciar Control-F de Civix, un material diseñado para estudiantes de secundaria. 

Consulta aquí. https://civixcolombia.org/recursos-ctrl-f/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí