Temor y desinformación, obstáculos para el regreso a la educación presencial

0
49
Inicio » Categorias » Temáticas » Derechos Humanos » Temor y desinformación, obstáculos para el regreso a la educación presencial

La pandemia por el Covid-19 ha abierto una necesaria discusión que busca responder a la pregunta: ´Para qué sirve el colegio’. El experto en educación Francisco Cajiao aporta a esta discusión reflexionando sobre la noción equivocada de la calidad de la educación, la contribución significativa del colegio al desarrollo integral de los niños y adolescentes, y los obstáculos que ha tenido la sociedad para el regreso a la educación presencial. Advierte el experto sobre los altos costos que está teniendo para el país el tomar decisiones desacertadas.

La pandemia obliga a repensar el colegio

Francisco Cajiao recuerda que la escuela comenzó siendo el primer centro de atención primaria en salud para los niños al atender necesidades de nutrición y hábitos de aseo e higiene, convirtiéndose hoy en el espacio de protección de muchos niños que viven en condiciones desfavorables. Por eso no se explica por qué el colegio terminó transformándose con la pandemia en el lugar de transmisión del virus que pone en riesgo a los niños y sus familias. 

El miedo y la desinformación han sido para Francisco los causantes de que un gran número de padres no quiera llevar nuevamente sus hijos al colegio. “El temor tuvo una razón inicial válida pero después los gobiernos descubren que ese temor también es útil para controlar y hacer otras cosas, como actuar sin poder legislativo y contratar sin licitaciones. Como son herramientas interesantes, se van prolongando y comienzan a aparecer el hambre y la desesperación de la gente encerrada. Entonces empiezan a convivir por un lado el miedo y por el otro lado la violación de todas las normas sensatas de autoprotección”, afirma.

La deficiente información es otra de las causas. “Además de que las familias están recibiendo cifras globales sin discriminarlas por grupos de edad, siguen funcionando con la primera información que se les dio: ‘cuidado con los niños que van a ser los vectores del virus a los abuelitos’”. Una realidad que contrasta con la abundante evidencia científica que hay en la actualidad, que demuestra que los niños tienen muy baja probabilidad de contagio y que contagian mucho menos a los adultos.

La pandemia obliga a repensar el colegio

Francisco alerta que los meses prolongados de confinamiento están teniendo implicaciones severas en los niños y un aumento preocupante en las desigualdades sociales. “Yo creo que va a suceder una cosa trágica y es que los primeros en regresar serán los colegios privados porque tienen más información y se seguirán atrasando los más pobres”, asegura. Por eso cuestiona a algunos sectores de la dirigencia política por sus posiciones incoherentes. Mientras defienden verbalmente a los pobres, les quitan su derecho a la educación por su negativa a abrir los colegios y sus llamados a la desobediencia civil.

Aclara Francisco que no son los maestros los responsables de esta situación porque ellos están haciendo cosas extraordinarias con los recursos que tienen a mano, pero invita a la sociedad a cuestionar las posiciones políticas incoherentes. “Yo insisto, no son los maestros, son la dirigencia política de los maestros que son dos cosas diferentes. Fecode es una agremiación importante que ha hecho cosas valiosas por el bienestar de los maestros, pero en esta ocasión yo creo que se le han ido las luces y de alguna manera se ha ido contra la propia dignidad del maestro como profesional que garantiza un derecho fundamental, porque esa posición política desdice de los esfuerzos enormes que han hecho los maestros para adaptarse a una situación terriblemente estresante para ellos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí