Nos queda aún mucho por hacer

0
8

Un día como hoy, hace 34 años, se promulgó la Convención de los Derechos del Niño, que establece la responsabilidad de los Estados para garantizar que los niños, niñas y adolescentes puedan crecer sanos, protegidos y desarrollar todo su potencial. Aunque estos derechos son ya ampliamente reconocidos, todavía nos queda un largo camino por recorrer para materializar su cumplimiento: un número demasiado elevado de niños, niñas y adolescentes en Colombia y el mundo siguen sufriendo las consecuencias de las guerras, los conflictos y el cambio climático.

Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a la salud, la educación y la protección; a crecer en paz, en ambientes sanos y protectores en los que tengan igualdad de oportunidades para alcanzar todo su potencial. Aunque ellos y ellas no son los causantes de las situaciones que los afectan, son siempre los que más sufren por los conflictos, la discriminación, la pobreza y la desigualdad.

En Colombia, por ejemplo, el Informe Final de la Comisión de la Verdad estableció que 16.000 niños, niñas y adolescentes fueron reclutados por grupos armados entre 1990 y 2017, situación que se sigue viviendo a diario en el país durante este 2023. Ser víctimas de reclutamiento implica que sus vidas estén en riesgo permanente y todos sus derechos sean vulnerados. El reclutamiento, uso, utilización contra niños, niñas y adolescentes deben cesar para que puedan volver a sus hogares y para que sus derechos sean restablecidos.

Artículo anteriorLos docentes toman las riendas de la inteligencia artificial
Artículo siguienteCiberconvivencia: un nuevo léxico
Educalidad
Educalidad es un servicio de la Corporación Liderar conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales dedicados a contribuir a la construcción de convivencia y paz en la sociedad, empleando la educación escolar como herramienta de transformación cultural y fortaleciendo la relación familia – escuela.