Los aspectos más preocupantes del “bullying” en Bogotá

0
4

Hoy quiero compartir los principales resultados de una investigación adelantada por cuatro jóvenes del Instituto Alberto Merani como condición para su grado. Se trata de un estudio en el que encuestaron a 1.036 jóvenes de diez colegios públicos de Bogotá ubicados en siete localidades, utilizando, gracias a la generosidad de Enrique Chaux, la completa prueba que diseñó para llevar a cabo sus estudios sobre convivencia escolar en 2006 y 2011.

Como expliqué en una columna anterior, el bullying es intencional, sistemático y necesariamente implica una relación asimétrica entre los participantes: uno de los niños tiene más poder y lo aprovecha para agredir e intimidar a la víctima. Por el contrario, el conflicto aparece esporádicamente entre compañeros y puede cumplir un papel positivo si se resuelve de manera dialogada. El bullying debe ser eliminado porque su efecto es muy dañino a mediano y largo plazo para el autoconcepto del menor atropellado y para el clima de aula. El niño que recibe bullying sufre al ir al colegio porque teme ser maltratado por los acosadores.

La investigación sobre convivencia escolar que comentaré la realizaron durante 2023 los estudiantes Karol Echeverri, Isabella González, Sara Santacruz y Juan José Rincón y fue sustentada hace pocos días. Quiero resaltar cinco de sus principales conclusiones.