Inicio Eventos DíasE Erradicar el trabajo infantil es cuestión de justicia social 

Erradicar el trabajo infantil es cuestión de justicia social 

0
127

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el trabajo infantil como toda actividad económica o estrategia de supervivencia, remunerada o no, llevada a cabo por un menor de 18 años. Este fenómeno es a toda luz una violación a los derechos fundamentales, especialmente derechos como la educación y el juego. También conlleva formas de abuso y violencia, y profundiza la pobreza y la inequidad social.

En 2002, la OIT instituyó este día, 12 de junio, como Día Mundial contra el Trabajo Infantil para hacer un llamado en torno a esta problemática y en la urgente necesidad de devolverle a los niños y niñas trabajadores una infancia usurpada. Para este 2023 el lema es «Justicia social para todos. Poner fin al trabajo infantil».

Llamados de la ONU para este 2023

En este año, para la erradicar el trabajo infantil, la Organización de Naciones Unidas, ONU, recalca la importancia de: 

  • Acciones contundentes en el marco de la Coalición Mundial por la Justicia Social, propuesta en octubre de 2022 por la OIT, que tendrá su primera discusión en la conferencia de junio de 2023.
  • Ratificar el Convenio 138 de la OIT, que establece en los 15 años la edad mínima para trabajar e insta a los Estados a una progresión a una edad mayor. Este convenio existe desde 1973.
  • Aplicar de forma decidida el Llamamiento a la Acción de Durban para la Eliminación del Trabajo Infantil, el cual contribuye a la meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, al proponerse la eliminación de toda forma de trabajo infantil para el 2025 y la eliminación del trabajo forzoso para el 2030.

Sabemos que la pandemia ha causado una regresión en la lucha por erradicar el trabajo infantil. En la actualidad, 160 millones de niños en el mundo se encuentran en esta situación. Esto equivale a casi uno de cada diez niños. Para retomar el rumbo, se requiere que empresarios, sindicatos y gobiernos atiendan las recomendaciones de la OIT y actúen conjuntamente. 

Así como la educación es uno de los derechos amenazados por el trabajo infantil, puede considerarse casi el antídoto. Garantizar una educación digna y de calidad es un factor clave para la lucha contra este flagelo. Procurar la permanencia de los niños y niñas en el sistema educativo es clave. Queremos a nuestros niños estudiando y jugando, nunca trabajando.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí