MITO 6: Lo restaurativo es solo de expertos

0
55

Desde los años 70 se está proponiendo la justicia restaurativa como una idea novedosa. Casi cincuenta años después, mantiene la misma vigencia. Sin duda que las reflexiones y teorizaciones sobre lo restaurativo han venido cobrando cada vez más presencia en el escenario académico y social, la práctica, o lo que algunos llamarían su ejecución, ha estado reducida a experiencias exitosas en situaciones donde han ocurrido graves violencias o en escenarios de transgresiones a la ley. Esto ha hecho que, tanto la reflexión como su implementación, se haya suscrito en el terreno de expertos del ámbito jurídico, así como en profesionales de la psicología o del trabajo social. 

 A estos pioneros restaurativos de las disciplinas de la conducta humana les debemos gratitud por la dedicación, los riesgos y las exploraciones que emprendieron en favor de un mejor entendimiento de lo restaurativo. También les agradecemos la puesta en práctica de formas más acertadas para hacer frente a los sucesos difíciles e indeseados de las relaciones humanas. 

Pero si queremos que los saberes y propósitos de lo restaurativo salga de estos 50 años de novedad y se convierta una cotidianidad, es necesario que no se reduzca al plano propiamente de situaciones y transgresiones, que son atendidas en la institucionalidad jurídica de las sociedades o disciplinaria de las comunidades. 

Las atenciones profesionales restaurativas son una vía que debe seguir progresando, como lo ha venido haciendo desde atenciones especializadas de expertos que cuentan con la formación y la experiencia para atender el daño, el trauma, el delito, la reparación y la restauración. Igualmente es esencial que estos entendimientos hagan parte de los saberes diarios de las personas para generar vida comunitaria y experiencias de convivencia más efectivas y eficientes.

Mito de lo restaurativo

Te invitamos a conocer más de la propuesta en el siguiente link : https://educalidad.com/mito-5-lo-restaurativo-es-impunidad  

Lo restaurativo y las relaciones humanas 

Para esto debemos tener claro que las limitaciones humanas en las relaciones, es decir, la indiferencia, la torpeza o falta de habilidades para resolver satisfactoriamente el vínculo con lo diferente, opuesto o divergente no siempre deviene de situaciones graves o altamente violentas. Estas últimas, por lo general, tienen su germen en mínimas insatisfacciones o frustraciones que surgen en las relaciones, en pequeños mal entendidos o leves afecciones que nos causamos inevitablemente cuando estamos juntos y juntas. 

Por eso, no solamente debemos aprender a restaurarnos de grandes afectaciones, sino también debemos restaurarnos de estas minúsculas situaciones que acontecen en las relaciones y que, de no hacerlo, pueden escalonar en violencias más severas. Debemos aprender a resolverlas cuando recién sucedan, de manera que las afectaciones o daños sean pocas o causen la menor frustración y dolor posible. 

El desafío actual 

Esto nos demandará -parafraseando los planteamientos de Ignacio Martín Baró- que liberemos los conocimientos expertos de la psicología, así como las demás disciplinas y prácticas especializadas en la conducta humana, en favor del reconocimiento de las capacidades, saberes, esfuerzos y necesidades de la gente para apropiarse y alcanzar la armonización, fortalecimiento y resolución de sus propias relaciones y procesos de convivencia.

Eta es una gran oportunidad para que la reflexión y la práctica de la restauración se amplie al escenario del día a día de la vida de las personas y sus esfuerzos para estar, permanecer y recobrar los buenos vínculos. Consecuentemente, lo restaurativo tiene un gran potencial, que debemos seguir explorando y proponiendo, que va más allá de las instancias en donde se administra la justicia o se resuelve a través de expertos en la restauración de la convivencia. 

Lo restaurativo, como reflexión y práctica, también es posible en todas las edades y ocupaciones, como rutina diaria que proponga, ejerza y resuelva satisfactoriamente las relaciones que todos anhelamos.

También le puede interesar: https://www.humanpartner.org/kay-pranis-colombia-2023/

Artículo anteriorHacia una educación digital crítica
Artículo siguienteGafas de realidad aumentada: una nueva apuesta para la educación en Colombia
Educalidad
Educalidad es un servicio de la Corporación Liderar conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales dedicados a contribuir a la construcción de convivencia y paz en la sociedad, empleando la educación escolar como herramienta de transformación cultural y fortaleciendo la relación familia – escuela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí