Día Internacional contra el Acoso Escolar

0
128

Necesitamos una cultura escolar que rechace el acoso

Por Lloyd Van Bylevelt*

La violencia en nuestras escuelas ha ido en aumento por décadas y, como parte de este fenómeno, el acoso escolar también. Los cambios en la sociedad, así como el crecimiento de la población estudiantil y, por ende, de los colegios, particularmente, han contribuido a que se incrementen las estadísticas de acoso escolar y violencia. Estos cambios han hecho que los colegios asuman responsabilidades que anteriormente correspondían a otros sectores de la sociedad.

Además, los incrementos en la población escolar y en el tamaño de los colegios han hecho que el sentido de comunidad haya bajado significativamente. Para solucionar esta situación, como primer paso, los colegios necesitan trabajar en hacer comunidad en sus salones de clase y en todo el colegio en conjunto, con actividades en las que estudiantes y maestros se conozcan mejor y asuman el conflicto como un fenómeno natural e inevitable, que puede ser una oportunidad constructiva para un cambio positivo en sus vidas.

Para Peace Education Foundation lo más importante es crear una cultura en el colegio que rechace el acoso escolar. Los colegios exitosos se preocupan por la cultura de su institución y por el clima en sus salones de clase. Lo hacen poco a poco y con tiempo. Nosotros, en Peace Education, trabajamos en la cultura y el clima del colegio con base en seis componentes: (1) cómo hacer comunidad, (2) entender el conflicto, (3) la percepción, (4) el manejo del enojo, (5) las reglas de convivencia y (6) la comunicación eficaz. Con estos componentes se enseñan treinta destrezas de vida, como la empatía, la cooperación, el respeto, la tolerancia, el manejo del enojo, la escucha y entender el idioma corporal, entre otras. 

Es imprescindible mirar al problema del acoso y la violencia escolar desde una perspectiva de prevención, dándoles a los niños y a las niñas las destrezas de vida para que resuelvan sus problemas y conflictos positivamente y sin violencia. Pero la prevención no debe entenderse como una actividad específica durante el año, sino como un trabajo constante durante todo el año escolar y durante todo el ciclo educativo.

Estas destrezas se enseñan desde preescolar hasta secundaria, de la misma manera que se enseña un idioma o la matemática, con actividades didácticas, prácticas y divertidas, de una manera que se hacen verdaderas destrezas de vida, para que los niños y las niñas encuentren formas creativas y constructivas de resolver sus conflictos antes de que se conviertan en violencia, y para que los diriman respetuosamente con palabras y sin actos agresivos, ya sean físicos o verbales.

El impacto de este proceso en los colegios y eventualmente en la sociedad sería invaluable.

Lloyd Van Bylevelt*

Presidente de Peace Education Foundation

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí