A la escuela debe llegar el legado de la verdad

0
131

“Aunque parezca increíble, es posible vivir en un país sin violencia. Pero para eso tenemos que entender por qué tuvimos una guerra tan cruel y despiadada, ser capaces de hablar de eso con sensatez y encarar lo sucedido, con base en el Informe Final que entregó la Comisión de la Verdad”.

Este es uno de los mensajes clave que dio la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, el pasado 28 de junio de 2022, con la entrega de su informe final sobre el conflicto armado colombiano, en cumplimiento de los Acuerdos de Paz firmados entre el gobierno colombiano y las FARC EP.

La escuela, la comunidad educativa, los docentes, los niños, las niñas y los adolescentes tienen un rol fundamental para la sostenibilidad del Legado de la Comisión de la Verdad. Son el principal motor de transformación social que tiene el país. Por eso, el legado, debe estar presente y activo en el sector educativo colombiano.

En Educalidad queremos señalar algunos aspectos relevantes para el país, y especialmente para las comunidades educativas, respecto a la trascendencia del informe. Una vez más, destacamos la importancia de las narrativas restaurativas, pues el informe se basa, entre otros, en más de 27 mil relatos de víctimas del conflicto y otros actores relacionados con el mismo. A varios de esos relatos podremos acceder en el capítulo 6 del informe, o “Testimonial”, en un ejercicio que les permitió a las víctimas reelaborar su historia y a nosotros nos permitirá conocer en su voz la verdad.

Pero el carácter restaurativo del informe no solo lo da la narración y los demás elementos que encontraremos en los diez capítulos que lo conforman. El carácter restaurativo se lo dará nuestra interrelación con él: nuestra decisión de ejercer el derecho a conocerla, nuestro empeño por hacer una lectura crítica y nuestra firme convicción de la necesidad de la no repetición.

Llamado a una niñez en paz

Los niños, niñas y adolescentes han merecido un capítulo especial en el informe. Han sido y siguen siendo víctimas del conflicto, por tanto, en aras de la restauración, ellos tienen el derecho de pronunciarse frente a lo ocurrido y a movilizarse para que nunca más sean inmiscuidos en el conflicto armado y cualquier otra forma de violencia. Por otra parte, no existen en el país actores más calificados para hacer la pedagogía del informe que los docentes de los distintos territorios; esos mismos que, incluso, con su propio cuerpo, han protegido a sus estudiantes en medio de la confrontación.

En consecuencia, qué mejor escenario que los centros de formación para que el contenido del informe empiece a transformarnos como individuos y como sociedad. La escuela está llamada a acoger el informe y a no permitir que duerma en anaqueles. Debe realizar acciones que vivifiquen los hallazgos y recomendaciones. Y debe comprometerse para que éste logre su cometido: que la verdad se conozca y ese conocimiento nos lleve a aprendizajes que nos lleven a que este tipo de hechos no vuelvan a ocurrir.

Lo anterior implica implementar estrategias pertinentes y efectivas para la formación de sujetos capaces de vivir en paz. Formar para la ciudadanía y la reconciliación, dentro del ámbito de las competencias para el ejercicio de los derechos humanos.

En la medida en que la comunidad educativa sea sujeto de la divulgación de la verdad, en la medida en que las nuevas generaciones se apropien de su importancia para la no repetición, y en la medida que la escuela atienda las recomendaciones que el informe ha generado y continúe promoviendo acciones que favorezcan la democracia y la convivencia a su interior, el legado de la Comisión permanecerá. El sacrificio de miles de víctimas no habrá sido en vano y, como sociedad, habremos superado esta dura lección.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí