6 reflexiones de Sol sobre protección infantil

0
31

¡Hola! Soy Sol Gutiérrez y en esta ocasión les compartiré mis reflexiones de lo que fue mi corresponsalía por Brasil, donde tuve la oportunidad de visitar a mi amiga Kathia Dantas, quien es toda una experta en la prevención del abuso a nosotros, las niñas y los niños.

Kathia tiene más de 20 años de experiencia no solo dando clases, sino trabajando por la infancia en todo el mundo. Ella es una líder a quien admiro, porque nos cuida y se preocupa por nosotros para que nada malo nos pase en nuestro cuerpo, en nuestra mente y en nuestro corazón! 

Como soy corresponsal de prensa de Educalidad, quise conocer Brasil, de donde es mi amiga, para pensar mucho mejor sobre 6 ideas que ella tiene en relación con el abuso. No es un tema nada fácil pero sí importante para nuestra protección y bienestar. ¡Aquí van mis reflexiones!

Te puede interesar: https://educalidad.com/sol-comparte-lo-destacado-del-congreso 

1. El abuso es democrático 

Kathia comenta que el abuso afecta a todos los niños sin distinción. “El abuso afecta a niños, niñas y adolescentes de distintas edades, distintos países, distintos recortes socioeconómicos(…) raza, color de piel, todos son vulnerables”. 

Cada vez que pienso lo que Kahia dice, me parece más cierto. En el colegio, por ejemplo, molestaban mucho al que no llevaba lonchera porque sus papás no tenían dinero para hacerlo. También molestaban al más juicioso y le decían que era un ‘sapo’. Yo no me escapaba de situaciones como esas con algunos compañeros, porque a mí, a veces, me molestaban por ser niña y por ser morena. 

Sol visita a su amiga Kathia

Por eso, mi amiga Kathia recomienda a los adultos que estén siempre presentes, y con mucha atención y concentración para identificar cuando esas cosas pasen. Porque muchos de ellos no imaginan la cantidad de niños que pasamos por eso, ya sea en el colegio, el barrio o la casa.  

2. Más vale curar que prevenir el abuso

De todos los viajes que Kathia ha realizado por todo el mundo, se ha dado cuenta de muchas cosas. ¿Por qué sale más costoso abordar las consecuencias del abuso y no su prevención? 

Quiero que sepan lo que Kathia me dijo sobre lo que cuesta trabajar sobre el abuso en vez de trabajar en su prevención. “Los costos económicos para las escuelas (…) son increíblemente altos. Es más caro invertir en abogados y equipos profesionales ya que las escuelas no están preparadas. Estos costos están enfocados en ayudar a los niños que sufrieron algún tipo de abuso”. 

Me sorprende el hecho que las instituciones no empiecen por lo primero que deben empezar: es decir, por prevenir. Prefieren tomar medidas ya cuando el daño se ha hecho, y lo peor de todo, como dice mi amiga, sale más costoso que el trabajo de prevención del abuso infantil. 

3. El abuso es multidimensional

Esta idea me costó entenderla un poco más que las otras. Multidimensional es una palabra que no había escuchado. Cuando le pregunté a Kathia a qué se refería, me contestó: “no podemos entender el abuso, sin entender también que hay factores de riesgo y de resiliencia que fortalecen a un niño y una comunidad en cualquier dimensión de la situación del abuso”. 

Kathia me explicó que para prevenir el abuso, hay que tener en cuenta muchas cosas al mismo tiempo. Por ejemplo, si en el barrio donde viven niños se consumen sustancias psicoactivas, esto es un factor de riesgo. Pero si sus familiares los rodean y los acompañan, y hay relaciones afectivas positivas, se convierte en un factor de resiliencia, lo cual también ayuda a la prevención.

Lo anterior me parece una buena explicación. Por una parte, el abuso es un problema con muchos factores para los cuales no existe una sola solución. Hay situaciones que pueden ayudar a prevenirlo o situaciones que implican un mayor riesgo para el niño, la niña o el adolescente.

4. La salud mental para grandes y chicos

Esta idea del cuidado de la salud mental no solo de los niños sino también de los adultos, me gustó mucho. Mi amiga Kathia dice que hay que proteger el bienestar de los adultos. Y, especialmente, de quienes trabajan con niños. 

El cuidado a nosotros pasa por el cuidado de los adultos, dice Kathia. Mi amiga comenta que la salud mental también es un asunto de los grandes. 

¿Quiénes nos cuidan? Hay adultos que nos hacen daño porque, tal vez, vivieron situaciones muy desagradables y aún no se han podido curar de eso. 

5. Acciones centradas en el trauma

Kathia manda un mensaje muy importante para todos. Los niños no mentimos. En situaciones de abuso, nosotros, los niños, siempre vamos a manifestar lo que nos pasa. Cambiamos nuestro comportamiento. Dejamos de ser los mismos de siempre. Y pedimos ayuda, incluso, con nuestro silencio.

Los adultos son llamados a darse cuenta de que algo nos está pasando. Los niños “intentan buscar la ayuda que nosotros tenemos (…) sea por comportamiento desafiante, sean por situaciones, pero ellos están gritando por ayuda, y nosotros necesitamos escucharlos”, dice mi amiga Kathia. 

¡Los adultos tienen que saber escucharnos!

6. Por una actitud empática

En mi casa y en cole sí nos han hablado mucho sobre la empatía. Esa palabra sí es familiar para mí. Mi amiga Kathia me explicó que la empatía juega un rol muy importante en la prevención del abuso. 

Hay que tener una actitud empática, no sólo con los niños sino con los padres que están acompañando, también con el entorno en el que está; y que el trato sea sin prejuicio porque sabemos que hablar del abuso, es muy difícil”. 

Quiero agradecer a mi amiga Kathia por enseñarme cosas que no sabía. Saber escuchar. Saber observar. Saber actuar a tiempo. Todo eso ayuda para que los adultos nos puedan cuidar y protegernos. Hasta prontoooo Kathia!

También te puede interesar: https://www.unicef.org/media/60246/file/TWWW-A4-Single-Page-LowRes-Spanish.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí