La niñez tuvo la palabra en el Congreso

0
81

El pasado 12 abril fue una mañana capitalina típica, lluviosa y fría como muchas más. Pero para Juan David Cely Calderón y para los niños y niñas del Comité Consultivo de NiñezYA, fue una mañana muy especial. Había llegado la fecha para la que tanto se habían preparado. Había llegado el día del evento “La Niñez tiene la palabra en el Congreso”.

Juan David, en su rol de corresponsal de prensa escolar de Educalidad, había pasado la semana anterior, apoyado por su mamá, estudiando acerca del Plan Nacional de Desarrollo, visitando las redes de NiñezYA, y explorando los videos y el material del evento que cubriría para Educalidad.

Por su parte, los doce niños y niñas del Comité Consultivo de NiñezYA, provenientes de diversas regiones del país, habían adelantado los talleres y las sesiones virtuales en las que recogieron y consolidaron las propuestas que conforman el Manifiesto que expondrían ante el Congreso de la República. 

Eso de ser niños se lo estaban tomando muy en serio. 

El 12 de abril Juan David y el Comité Consultivo se conocieron personalmente. Fueron los primeros en llegar al Congreso y mucho antes del evento estaban hablando como los niños saben hacerlo, es decir, como si se hubiesen conocido desde siempre. Todos muy posicionados de su rol de interlocutores con quienes hacen las leyes en el país. 

Además de hacer el registro fotográfico del evento, Juan David realizó varias entrevistas a funcionarios y congresistas, con preguntas surgidas de su propia curiosidad, tales como: ¿Usted qué cambiaría para lograr que los niños y niñas fueran más visibles? “Brindar espacios como éste, donde ustedes puedan participar y donde las autoridades de todos los niveles puedan escucharlos”, le respondió Lorena Ríos, senadora y coordinadora de la Comisión de Infancia y Adolescencia.

Y así fue durante la jornada “La Niñez tiene la palabra en el Congreso”. Juan David, como todo un corresponsal de prensa, tuvo la oportunidad de entrevistar a varios representantes, senadores y funcionarios con incidencia en asuntos de infancia y adolescencia de orden nacional.  Todos le manifestaron su compromiso por seguir abriendo espacios para que los niños y niñas pudieran participar de manera activa en las decisiones que les conciernen. 

Simultáneamente, los doce niños miembros del Comité Consultivo de NiñezYA cumplieron el objetivo de tomarse no solo la palabra en el Congreso, sino que se tomaron el espacio para poner a jugar a los asistentes y a través del juego conocer cómo pensaban comprometerse con las causas urgentes por la niñez del país, con esos asuntos que no dan espera. 

Esta jornada que estaba planeada para dos horas, se extendió a toda la mañana. Muchos de los representantes y congresistas se tomaron el tiempo para pasar uno a uno frente al Comité Consultivo de NiñezYA y bajo el lente de Juan David, se comprometieron a seguir escuchando a los niños del país y abanderar sus causas. 

Al cierre, Juan David se acercó a los niños del Comité Consultivo para conocer su balance de este evento. “Me ha parecido muy bueno- le expresó Lucas Jaramillo- Me ha encantado poder expresarme libremente”.

De igual forma, Juan David compartió su valoración de la experiencia como corresponsal de prensa de Educalidad: “Me sentí muy contento de estar con los congresistas, con muchas personas con quienes no pensé que pudiera estar”, manifestó.

Los niños del Comité Consultivo y Juan David nos han demostrado en este evento que la niñez se toma la palabra muy en serio, con una mirada clara sobre lo que quieren lograr. Con una gran responsabilidad frente a su rol de voceros. 

Un manifiesto que no da espera

El Comité Consultivo de NiñezYA radicó ese 12 de abril, ante el Congreso, el manifiesto titulado “Para que se cumplan nuestros derechos”, el cual contiene diez peticiones con la urgente solicitud de ser incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo. 

Son peticiones en temas de salud y nutrición; educación inicial; educación preescolar, básica y media; fortalecimiento familiar para el cuidado y la crianza; protección contra la violencia; ambiente sano; adolescentes con justicia restaurativa y pedagógica; participación; juego; paz y convivencia. 

Cada petición se acompaña de una acción que debe ser llevada a cabo sin más espera “para que el comienzo de la vida sea igual para toda la niñez; para que la familia, el colegio y la comunidad tengan capacidades suficientes para protegernos y la paz y la convivencia sean derechos que se nos garanticen a todos”, reza el manifiesto.

Educalidad, organización adherente a NiñezYA, se une a este llamado y convoca a sus lectores y organizaciones a no dejar solos a Juan David, Lucas, Gabriela y demás niños del país, en la tarea por la exigibilidad de sus derechos. 

Como medio de comunicación estaremos muy atentos al curso de las peticiones del manifiesto, porque la niñez no da espera. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí