La niñez está en la agenda de la mayoría de los candidatos a la Presidencia, pero falta más

0
114

Por: Ángela Constanza Jerez*

Hace casi 5 años, 200 organizaciones y redes de la sociedad civil nos unimos con el objetivo de llevar diez asuntos impostergables para el bienestar de la niñez -¡Los YA!- a las agendas de los candidatos a la Presidencia de la República, alcaldías y gobernaciones. Después, al plan de desarrollo de quien resulte elegido. Nos llamamos NiñezYA porque es un llamado de urgencia. Niñas y niños lo son ahora, en cuatro años estarán en otra etapa de su vida y todo aquello que se dejó hacer por ellos ya no tendrá reversa.

Con ese planteamiento, desde 2018 hemos llevado a cabo un ejercicio de análisis de programas de gobierno de candidatos a cargos de elección popular con el propósito de establecer el grado de inclusión de los ¡YA! Estos son: 1. Salud y nutrición 2. Educación inicial 3. Educación preescolar básica y media 4. Ambiente sano 5. Juego 6. Participación 7. Fortalecimiento familiar para el cuidado y la crianza 8. Protección contra todo tipo de violencia 9. Adolescentes con justicia restaurativa y pedagógica (Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes-SRPA) y 10. Cultura de paz reconciliación y convivencia. Junto a dos asuntos transversales que son las políticas públicas y la inversión. 

En cada uno de estos asuntos impostergables revisamos elementos claves que deben estar contemplados en las propuestas de gobierno para hacer frente a los problemas que más afectan a la población menor de 18 años. Los elementos que evaluamos han sido establecidos con base en la situación de niñas, niños y adolescentes y la experiencia que tienen las organizaciones que integran NiñezYA. Ellas cuentan con varias décadas de experiencia en múltiples áreas relacionadas con los derechos y el desarrollo de la primera infancia, la infancia y la adolescencia, que les dan un conocimiento relevante para aportar a los gobiernos en el diseño de políticas públicas.

Los análisis que hemos realizado en estos años muestran que va en aumento el compromiso de los candidatos con el bienestar de la niñez. En el caso de las candidaturas presidenciales vemos que la gran mayoría incluyó en sus propuestas llamados que hemos realizado desde diferentes plataformas y organizaciones para garantizar los derechos de la niñez. Así mismo, cuentan con un número mayor de propuestas para esta población e incluso las han alimentado con los diálogos con niñas y niños de los diferentes territorios, como fue el caso del encuentro que tuvieron en abril en Bogotá, convocado por NiñezYA, la Universidad de los Andes, El Tiempo y Caracol Radio. 

Sin embargo, eso no es suficiente para asumir los desafíos actuales impuestos por la pandemia, el recrudecimiento del conflicto armado y las crisis migratoria y climática. El retroceso en las condiciones para el desarrollo y la amplitud en las brechas de oportunidades para alcanzarlo se han acentuado de tal manera que se calcula que estamos frente a una generación perdida, como señalamos en el informe La niñez no da espera-situación y propuestas para superarla, presentado en marzo a candidatos al Congreso y a la Presidencia.   

Los candidatos, y al final quien quede como presidente, requieren metas ambiciosas, con presupuestos y estrategias innovadoras en diversos frentes. La evaluación que realizamos a los programas de gobierno de Enrique Gómez, Federico Gutiérrez, Gustavo Petro, John Milton Rodríguez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo, con información disponible al 12 de mayo de 2022, revela que un grupo de derechos sigue siendo el más invisible para los candidatos. Estos derechos son: salud y nutrición; fortalecimiento familiar para el cuidado y la crianza; adolescentes en conflicto con la ley con justicia restaurativa y pedagógica; juego; participación y paz y reconciliación.  

Vale la pena recordar que el artículo 204 del Código de la Infancia y la Adolescencia establece que el Presidente de la República, los gobernadores y los alcaldes son los responsables del diseño, la ejecución y la evaluación de las políticas públicas de infancia y adolescencia en los ámbitos nacional, departamental, distrital y municipal y “su incumplimiento será sancionado disciplinariamente como causal de mala conducta”. La responsabilidad es indelegable y conlleva a la rendición pública de cuentas”.  ¡YA es hora de cumplirle a la niñez lo escrito en el papel!

Más información en: ninezya.org

*Coordinadora NiñezYA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí