Justicia escolar: del castigo a la convivencia pacífica

0
51

Justicia escolar… ¿qué es eso? Para muchos, pareciera que es un término ajeno a la cotidianidad del hogar y de la escuela, que pertenece exclusivamente al ámbito de los jueces que dictaminan sentencias en un tribunal. Pero no es así. Existe una variedad de formas de justicia, que la comunidad educativa poco utiliza porque tiene prácticas enraizadas con las que asume los desafíos que presenta la convivencia escolar.

El castigo es la forma de justicia más común en el país. Esa justicia se llama retributiva y tanto padres como maestros la han asumido de manera natural, casi sin cuestionamientos. La pena, la sanción, la penitencia, la suspensión, la expulsión, la multa y la condena, son típicos de esta justicia punitiva para el manejo de los conflictos y las violencias. En cambio, en las justicias alternativas, reconocer, responsabilizarse, reparar, restaurar y reintegrar son su sello característico.

El país cuenta con una normativa que contempla estas medidas alternativas para el manejo de los conflictos; y si bien ya hay instituciones educativas que están haciendo esfuerzos por aplicarla, tenemos un reto enorme como sociedad para que logremos transformar la cultura del castigo por una cultura de la negociación, que se base en el respeto, el reconocimiento del otro, valore la diversidad, y considere al otro como un legítimo en una relación.

Sumada a la Ley 1620, que crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y brinda las herramientas para que los conflictos y las violencias se conviertan en oportunidades para dinamizar y transformar positivamente las relaciones sociales, la plenaria del Senado dio un paso importante en el país al aprobar el proyecto de ley que prohíbe el castigo físico a niños, niñas y jóvenes en el país, así como cualquier acto de crueldad en su contra.

Parte del reto que tenemos consiste entonces en aprender a diferenciar los conflictos de las violencias. Conocer las distintas instancias para dirimirlos. Saber atender esas situaciones teniendo en cuenta las partes involucradas, el problema en cuestión y su contexto. Sin lugar a dudas, la escuela debe repensarse en materia de convivencia escolar.

Debido a su importancia, Educalidad creó una sección dedicada a la Justicia Escolar. El propósito es mostrar a la comunidad educativa y a la sociedad en general, cuáles son esas otras formas de justicia distintas al castigo que se pueden incorporar en la cotidianidad de la familia y la escuela. Son formas de justicia que permitirán acompañar a los niños, adolescentes y jóvenes para que aprendan a convivir pacíficamente a pesar de las diferencias. Todo un aprendizaje para la vida: construir ciudadanía en un ambiente de paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí